El Ojo Vago: ¡Aprende a detectarlo a tiempo!

En España, entre un 3 y 5% de los niños padecen ambliopía u “ojo vago”, como es más comúnmente conocido el problema, y el 50 por ciento de los padres lo desconoce y no está tratado. Desde la Fundación Alain Afflelou y a través de su 15ª Campaña de Salud Visual contra el Fracaso Escolar inciden en la importancia de la detección precoz ya que es determinante para el éxito del tratamiento.

¿QUÉ ES?

La ambliopía es una pérdida parcial de visión en uno de los dos ojos generalmente, aunque puede afectar a los dos, causada por un defecto en la formación de la visión durante la edad infantil y afecta sobre todo a niños menores de 7 años.

¿POR QUÉ ES TAN IMPORTANTE LA PREVENCIÓN?

Resulta fundamental que la ambliopía se corrija durante los primeros años de vida, porque se ha demostrado que las células cerebrales que se encargan de la visión y no han sido estimuladas durante su desarrollo no pueden recuperarse en la madurez.

¿CÓMO SE DETECTA?

En el caso de los bebés, la ambliopía es difícil de diagnosticar, ya que en muchas ocasiones no muestran ningún síntoma de problema visual, aunque lo lógico es que tengan dificultades para seguir con la vista un objeto en movimiento, ladeen anormalmente la cara o, incluso, pueda percibirse una leve bizquera.

Los niños mayores que padecen ambliopía, por su parte, pueden presentar los siguientes síntomas:

  • Cierran un ojo o se lo tapan con la mano.
  • Entrecierran los ojos para ver mejor.
  • Afrontan sus tareas con uno de sus ojos (“el bueno”) en lugar de hacerlo de frente.
  • Pobre coordinación ojo-mano gruesa y fina, malos en deportes y juegos de pelota.
  • Dolor ocular, lagrimeo, picor de ojos, mareos, dolor de cabeza.

¿CÓMO SE PREVIENE?

La ambliopía se puede prevenir si el niño acude a exámenes visuales periódicos ya que la detección precoz es clave para su tratamiento.

TRATADO A TIEMPO, ¿PUEDE RECUPERARSE UNA VISIÓN NORMAL?

Si la ambliopía se detecta a tiempo y se aplica el tratamiento adecuado, el niño puede desarrollar una visión normal. Si no se trata en los primeros años de vida, todavía podría conseguirse una buena visión con gafas o lentes de contacto. Sin embargo, es posible que la visión del “ojo vago” no alcance a la del ojo normal.

Un parche en el ojo, ¡nada de traumas!

Ciertas situaciones requieren el uso de un parche en el ojo. Para los niños puede representar una situación complicada de afrontar.

¿Por qué ver el parche como algo negativo?, actualmente, en las ópticas de ALAIN AFFLELOU puedes disponer de parches oculares muy imaginativos y atractivos para los pequeños, desde piratas o coches a princesas o mariposas….Haz que tus hijos se diviertan.

Show Comments

Comments are closed.