Campaña: Protección solar infantil

¿Estás preparado para la exposición al sol? Los rayos ultravioleta pueden provocar daños acumulativos e irreversibles en tu vista

En España disfrutamos de cerca de 300 días soleados al año, una cifra que incrementa el peligro ante la exposición a los rayos UV. La principal protección ante estos rayos es la capa de ozono, pero el cambio climático y el consecuente deterioro de esta, han aumentado los riesgos de la exposición al sol. Por este motivo, la Fundación ALAIN AFFLELOU lanza un año más su Campaña de Protección Solar Infantil y advierte de los daños acumulativos e irreversibles que la radiación solar puede causar en nuestra visión, además de ofrecer una serie de consejos para su prevención, sobre todo con menores.

¿Estás preparado para la exposición solar?
Un 90% de radiación UV (UVA+UVB) llega a nuestros ojos y, de ahí se reparte por las diferentes estructuras oculares. El filtro del cristalino no termina de desarrollarse hasta los 12 años de edad, por lo que todo lo que la córnea no filtra, termina pasando a la retina. Por este motivo es muy importante cuidar la vista de los más pequeños y evitar que altas cantidades de UV se acumulen en la retina. En caso de no hacerlo, esta radiación puede causar efectos irreversibles que desembocan en patologías como fotoqueratitis, e incluso cataratas.

Al igual que ocurre con la piel, todos los daños existentes no son perceptibles para el ojo humano, y por ello, existe una tecnología basada en cámaras fotográficas con luz ultravioleta que permiten demostrar daños visuales por exposición a la radiación UV. Un estudio de Johnson&Johnson realizado con estas novedosas cámaras, llamadas Reveal Imager, muestra claras diferencias entre los pacientes fotografiados de forma convencional y los que han sido fotografiados con cámaras especiales de luz ultravioleta. El 32% de los pacientes mostraban daños visuales en las fotografías de luz ultravioleta, frente al 10% en los que se habían detectado problemas de visión con el sistema tradicional. El estudio también demuestra el efecto acumulativo de la radiación UV: los daños oculares son mayores en personas con edad avanzada frente a las conclusiones que se extraen de las fotografías en niños. Esta conclusión respalda la iniciativa que la firma realiza año tras año con la llegada del verano para incidir en la importancia de proteger a tiempo la vista de los más pequeños y evitar la aparición de patologías visuales relacionadas con la radiación.
Con motivo de la Campaña de la Fundación ALAIN AFFLELOU, y aprovechando esta nueva tecnología, la firma celebra durante esta semana el Día de la Protección Ultravioleta.

La cita reparará en C/ Orense, 4 (25 de junio), en Gran Vía, 45 (26 de junio) y en C.C. La Gavia (27 de junio). Tres jornadas que permitirán al público de Madrid comprobar, en primera persona, los daños del sol sobre la piel y el efecto nocivo que puede llegar a provocar sobre los ojos. Los interesados podrán conocer de la mano de los profesionales ópticos de la compañía las diferentes medidas y soluciones para protegerse de la radiación solar.

Elvira Jiménez, óptico-optometrista de ALAIN AFFLELOU y Máster en Investigación Clínica, señala que “La mayoría de los daños causados en nuestros ojos son crónicos, una vez que aparecen son permanentes, irreversibles e incapacitantes. Desde la Fundación ALAIN AFFLELOU tenemos un papel muy importante de prevención desde la infancia y somos conscientes de que la gente no conoce la magnitud real del peligro”. Además, Jiménez afirmaba que el sol no afecta a la piel y a la vista de la misma manera. Mientras que la exposición al sol en las horas centrales del día (entre las 12 y las 16 horas) es extremadamente peligrosa para la piel, los principales efectos dañinos de la radiación solar sobre la vista se producen al amanecer y al atardecer, el momento en el que el sol está más bajo y sus rayos inciden de manera directa en los ojos.

Desde la Fundación ALAIN AFFLELOU aconsejan el uso de gafas y lentes con filtros UV, y gorras o viseras, para la protección ante la radiación. Además hay que prestar atención a las monturas: las mejores para la protección UV son las envolventes o maxi gafas con varillas anchas que no dejen pasar luz por ningún lado.La efectividad de este tipo de gafa se basa en la protección ante la entrada de luz por los laterales queproduce el enfoque de luz periférico e intensifica la radiación por el efecto lupa ejercido en la córnea.

RECOMENDACIONES DE FUNDACIÓN ALAIN AFFLELOU SOBRE LA SALUD VISUAL PARA LA EXPOSICIÓN AL SOL:

• Usar siempre gafas de sol en el momento de exposición al sol. Las gafas deben ser homologadas y haber sido compradas en un establecimiento especializado con la supervisión de un experto.
• La elección de las gafas es muy importante, por lo que se recomiendan que las gafas cuenten con las siguientes características: cristales polarizados, lentes con filtros UV y monturas envolventes que cubran al máximo la cara.
• Además de las gafas de sol, se debe usar sombrero, gorra o visera para mayor protección ante la radiación solar.
• No exponerse al sol en las primeras horas de la mañana y en las últimas horas de la tarde sin unas gafas de sol homologadas. Los principales efectos de la radiación solar sobre la vista se producen al amanecer y al atardecer, en el momento en el que el sol está más bajo y sus rayos inciden de manera directa sobre los ojos.
• Utilizar gafas de sol siempre, aunque el día este nublado. En días con nubes el índice de UV sólo se atenúa ligeramente (de un 1,0 baja al 0,9), y los rayos solares causan daños de igual forma.
• En la playa es aún más prioritario proteger los ojos ante el sol ya que la arena blanca refleja hasta el 15% de la radiación solar.
• Es muy importante para el cuidado de nuestros ojos no mirar nunca directamente al sol.
• No exponer al sol directamente a los niños menores de 12 meses. Los niños y las personas mayores son más sensibles a los efectos de la radiación por lo que se debe priorizar su cuidado.

Descubre los 6 falsos mitos de los efectos del sol sobre la vista en verano

• Los niños están exentos de los peligros del sol si están debajo de la sombrilla en la playa o en la piscina.
FALSO: La tela de la sombrilla no es un filtro UV. Bajo la sombrilla se mantiene un 35% de la radiación solar. Por tanto, se puede generar el efecto contrario al deseado haciendo que la exposición sea más prolongada y se acumule más radiación UV, tanto en la piel como en los ojos.
Además, hay que tener en cuenta que la luz que nos llega reflejada de otras superficies como la arena y el agua del mar y hará que la radiación solar sea más intensa, aumentando así su potencial dañino.

Es suficiente proteger a mi hijo con una gorra.
FALSO: El uso de sombrero o gorra con visera puede reducir la exposición de los ojos a los rayos UV hasta en un factor de cuatro. Pero para protegerles mejor de los rayos directos y periféricos es obligatorio el uso de gafas de sol envolventes.
Los niños necesitan incluso mayor protección UV que los adultos. El riesgo de daño a los ojos y la piel de la radiación UV solar es acumulativo a lo largo de la vida, es decir, el peligro sigue creciendo a medida que vamos acumulando horas de exposición al sol durante toda nuestra vida. Por esta razón, es especialmente importante para los niños proteger sus ojos del sol. Además, suelen pasar mucho más tiempo al aire libre que los adultos.
Cuando vayas a la playa o a la piscina no te olvides del kit completo: la sombrilla, el sombrero y las gafas de sol.

No es necesario utilizar gafas de sol si el día está nublado.
FALSO: La radiación solar siempre está presente, desde que amanece hasta que anochece. Es más, incluso en los días nublados, con nubes altas, el índice de UV sólo se atenúa ligeramente a 0,9 en lugar del 1,0 existente cuando no hay nubes o éstas son mínimas. Sólo la lluvia, la niebla y las nubes bajas reducen significativamente la exposición a la radiación UV.

La exposición al sol en las horas centrales del día son las más peligrosas para la vista.
FALSO: El motivo es que a esas horas el sol se encuentra en su punto más alto y, aunque sí te quemes la piel, los ojos están más protegidos por la sombra de los párpados.
Al contrario que ocurre con la piel, los principales efectos de la radiación solar sobre la vista se producen al amanecer y al atardecer, el momento en el que el sol está más bajo y sus rayos inciden de manera directa sobre los ojos.

• A diferencia de la piel, mis ojos no tienen memoria.
FALSO: Además de efectos a corto plazo en los ojos como la queraconjuntivitis, el daño ocular provocado por los rayos ultravioleta es acumulativo y permanente. Aunque no notemos el daño, la radiación produce patologías crónicas como la pinguécula, el pterigium, las cataratas o la Degeneración Macular Asociada a la Edad (DMAE).

Las gafas de sol que compras en la calle protegen igual que las de la óptica.
FALSO: Todas las gafas de sol deben estar homologadas, de no ser así suponen un grave peligro para la salud visual. Siempre debes comprar las gafas en un establecimiento especializado con la supervisión y recomendación de un experto.

¿Sabes a qué hora el sol es más perjudicial para los ojos?

¡Seguro que te equivocas!

  • Desde la Fundación ALAIN AFFLELOU indican que, el contrario de lo que podamos pensar, la peor hora de exposición al sol para los ojos es al amanecer y al atardecer
  • A pesar de que antes de los 16 años los ojos reciben el 80% de la radiación solar que puede dañar la visión, sólo el 2% de los niños utiliza gafas de sol

Aunque el 65% de la población dice preocuparse por proteger sus ojos de los rayos ultravioleta, la Fundación ALAIN AFFLELOU alerta de que son pocos los que toman medidas de protección, sobre todo en lo que se refiere a los niños: sólo el 2% de los menores utiliza gafas de sol. España es uno de los países con más días de sol. Una media de 300 días soleados al año nos invitan a salir a la calle y a adquirir hábitos de vida y rutinas al aire libre; los niños en particular pasan más tiempo fuera de casa. Si a esto le sumamos que la capa de ozono, nuestro principal escudo protector frente a los rayos ultravioleta, está cada vez más dañada y deja filtrar la radiación solar, los datos indican que nos encontramos ante el periodo de la historia de mayor exposición a los rayos UV. Igual que los padres no olvidan poner crema protectora para resguardar la piel de los niños de los efectos del sol, también deberían reparar en el peligro que los rayos UV pueden tener sobre los ojos. Elvira Jiménez, óptico-optometrista de ALAIN AFFLELOU y Máster en Investigación Clínica, señala que el sol no afecta a la piel y a la vista de la misma manera. Mientras que la exposición al sol en las horas centrales del día (entre las 12 y las 16 horas) es extremadamente peligrosa para la piel, los principales efectos dañinos de la radiación solar sobre la vista se producen al amanecer y al atardecer, el momento en el que el sol está más bajo y sus rayos inciden de manera directa en los ojos. Jiménez subraya también que solemos identificar los peligros del sol con la intensidad de la radiación, “cuando en realidad el sol es igual de dañino para la vista aunque el día esté nublado”. Cuando el cielo está cubierto, las nubes absorben el calor y parte de la luz, pero la radiación UV penetra igual. Aunque los efectos no nos molesten directamente a los ojos y no nos demos cuenta, incluso en días nublados la radiación solar puede generar problemas visuales a largo plazo.   El daño ocular producido por los rayos ultravioleta es acumulativo y permanente. Produce daños de efecto inmediato como la queratoconjuntivitis y las quemaduras corneales y de retina, y daños a largo plazo, como la pinguécula, el pterigium, las cataratas, la Degeneración Macular Asociada a la Edad (DMAE) o el nevus. Por eso la Fundación ALAIN AFFLELOU alerta de la necesidad de proteger a los niños del sol desde pequeños para evitar daños sobre la vista. Aún más cuando se sabe que antes de los 16 años los ojos reciben el 80% de la radiación solar que puede dañar la visión. Elvira Jiménez recomiendautilizar gafas de sol lo más envolventes posible para evitar el paso de los rayos por zonas laterales. Recomienda también elegir lentes de policarbonato, que son más resistentes a la rotura, y sobre todo filtran más los rayos UV que una lente orgánica normal. La categoría de las lentes debe ser categoría 3 (C3) para que absorban una cantidad de luz suficiente para conseguir una mayor protección.

Los oftalmólogos alertan de la escasa protección de los ojos de los niños

Los ojos, como la piel, también tienen memoria. Por eso, los oftalmólogos recomiendan empezar a cuidar la vista desde los primeros años de vida. Y ponen especial atención al sol. La OMS (Organización Mundial de la Salud) recomienda tomar medidas para proteger ojos y piel a partir de un índice de radiación ultravioleta (IUV) superior a 3. Un dato que en España sobrepasamos la mayor parte de los días. Cuanto más alto es el valor del IUV, mayores son las posibilidades de que los ojos resulten lesionados y menor es el tiempo necesario para que se produzca la lesión. Por ello, la Fundación Alain Afflelou ha puesto en marcha la Campaña de Protección Solar Infantil, con la que se quiere sensibilizar a la sociedad de la importancia de proteger principalmente a la población infantil frente a los rayos solares. Especialmente en países como España, en los que se produce una alta exposición al sol.

La exposición solar recibida antes de los 5 años es un factor de riesgo para desarrollar enfermedades oculares

Los ojos de los niños son más vulnerables a los efectos nocivos del sol, especialmente durante los cinco primeros años de vida. Esta es una de las principales conclusiones que se extraen del informe realizado por la Fundación Alain Afflelou, en colaboración con el Doctor Carlos Beckford, Médico Oftalmólogo del Hospital Universitario Príncipe de Asturias.

Antes de los 18 años nuestros ojos reciben el 80% de la radiación solar que puede dañar nuestra visión en el futuro

Las radiaciones solares pueden llegar a ocasionar graves lesiones en los ojos e incluso provocar una pérdida de visión importante a la larga. Existen investigaciones que afirman que nuestros ojos son hasta 20 veces más sensibles que la piel, “ya que muchos tejidos oculares, para mantener su necesaria transparencia, carecen del pigmento protector del sol: la melanina”, explica la Dra. del Río, jefa del servicio oftalmológico de la clínica Ruber.

Los expertos alertan sobre los peligros de no proteger del sol los ojos de los niños

Especialmente en verano, pasamos mucho tiempo al aire libre disfrutando de la playa, la piscina, los deportes acuáticos, o simplemente dando paseos. La exposición al sol se hace más prolongada e intensa que durante otras épocas del año, por lo que debemos prestar especial atención y protegernos de los rayos ultravioletas. Por eso, Alain Afflelou Óptico, en colaboración con Corporación Oftalmológica Vissum, quiere alertar sobre los riesgos que tiene el no proteger los ojos de los niños de manera adecuada al ser considerados la población de riesgo en lo relacionado con la exposición solar. El objetivo es concienciar a la sociedad de la importancia de proteger adecuadamente los ojos de los hijos educándoles de los posibles riesgos desde la infancia.