¿Se pueden hacer revisiones visuales antes de los 4 años?

¡Pero si los niños todavía no saben leer! ¿Cómo es posible que le realicen revisiones visuales? Puede parecer que no tiene sentido llevar a nuestros hijos a un examen visual antes de su alfabetización pero esto no es así. Lo cierto es que se pueden hacer revisiones a edades muy tempranas incluso en su primer año de vida.

Por falta de información, muchos padres, esperan a que su hijo o hija conozca al menos las letras y los números para revisarle la vista. El problema es que esto no sucede normalmente a partir de los 4 años y ya hemos perdido un tiempo muy valioso para la detección y solución temprana de problemas relacionados con la vista.

¿Cómo se revisa la vista a un bebé?

Resulta que no es necesario esperar a una edad determinada, o a un desarrollo específico del lenguaje, ya que existen pruebas adaptadas a las circunstancias del niño para poder conocer la evolución de su visión. Son test totalmente adaptados a su edad.

Incluso al nacer, al bebé se le realiza una prueba visual, donde se analiza la visión del recién nacido para el posible diagnóstico de posibles enfermedades genéticas, como puede ser el caso de cataratas congénitas.

Por ejemplo, empleando unos test con diferentes colores el oftalmólogo puede constatar si la visión de un niño evoluciona y se desarrolla correctamente incluso antes de que el niño sea capaz de interactuar y contestar, solo basándose de forma objetiva en la forma en la que el niño contempla dichos test.

Con niños más mayores, que ya colaboran durante las revisiones visuales, pero aún sin alfabetizar se valorará su visión mediante dibujos conocidos, o indicando la dirección de unas letras de distintos tamaños.

Por otra parte en esta etapa, también es aconsejable la revisión visual para descartar una posible ambliopía en el niño, o más conocida como “ojo vago”. La detección precoz de esta anomalía y su tratamiento en esta etapa infantil es fundamental para su recuperación y el desarrollo tanto cognitivo como psicomotor del niño.

 ¿Cuál es la periodicidad aconsejada de revisiones visuales antes de la alfabetización?

En definitiva, aunque no exista ningún problema visual aparente es aconsejable acudir con nuestro hijo a las siguientes revisiones visuales rutinarias:

1- Al primer mes.

2- Entre los 6 y 12 meses.

3- De 1 a 2 años.

4- Entre los 3 y 4 años. A partir de ahí se puede revisar la vista cada 2 años salvo que haya un problema específico que requiera atención especial.            

No dejes pasar más tiempo y pon la visión de tu hijo en manos de especialistas.

Los problemas visuales en los niños pueden derivar con el tiempo en retrasos de su desarrollo si no se detectan y tratan a tiempo.

No podemos olvidar que el 80% de la información que asimilamos procede de la vista.

Show Comments

Comments are closed.