Tipos y usos de los colirios

¡Vaya! ¡Cómo me pican los ojos! Si es que no puedo evitar restregármelos… ¡Cuántas veces te habrá pasado esto! Cientos de veces. ¿Qué es lo primero que te viene a la cabeza?: ¿Habré cogido una conjuntivitis? Y te vas rápidamente a la farmacia a por colirios que acaben con el problema de raíz.

¡Cómo nos gusta jugar a ser médicos y autodiagnosticarnos! Todos lo hemos hecho alguna vez. Sin embargo, es tarea del especialista detectar cuál es el problema y el tratamiento que requiere para que desaparezca cuanto antes. A veces lo que nosotros creemos no es realmente lo que nuestros ojos padecen. Por esta razón, si lo que buscamos es acabar cuanto antes con el problema, lo ideal es acudir al especialista y que recete el colirio o medicamento específico. De esta manera, no daremos palos de ciego ni nos gastaremos en medicamentos innecesarios.

¿Qué tipos de colirios podemos encontrar en el mercado?

Los colirios varían desde simples gotas humectantes para los usuarios de lentes de contacto hasta versiones que contienen antibiótico y que sólo se pueden conseguir con receta médica.

Si tienes curiosidad por saber qué tipos de colirios existen, te presentamos una clasificación a continuación:

Colirios para la sequedad ocular

Si notas tus ojos secos e irritados, este tipo de colirio también denominado “Lágrimas artificiales” puede ayudarte. Este tipo de colirio es útil si sufres una sequedad o irritación temporal debido al viento, luz del sol, cansancio de la lectura o uso prolongado del ordenador.

Si tienes los ojos secos de forma continua, o has llegado al punto de que los colirios de venta sin receta no te ayudan, tu oftalmólogo te puede recetar un colirio más potente para aliviarte.

Colirios para el enrojecimiento

Puedes combatir este problema usando colirios descongestionantes para los ojos formulados específicamente para tratar esta condición. Estos tipos de colirios reducen los diminutos vasos sanguíneos de la esclerótica (la parte blanca) del ojo. A medida que se encogen, estos vasos se vuelven mucho menos prominentes y los ojos dejan de verse rojos.

Es importante usarlos con moderación; un uso excesivo podría irritar tus ojos o conllevar a un problema ocular más serio. Sin embargo, el enrojecimiento podría ser una señal de otro problema médico; una revisión puede sacarte de dudas y el médico puede recetarte un medicamento más fuerte para combatir el enrojecimiento.

Colirios para las alergias

Los colirios para las alergias reducen la cantidad de histamina en el tejido del ojo e instantáneamente van a combatir tu malestar. Tienen un antihistamínico incluido y están disponibles sin receta médica.

Colirios Anestésicos

Puedes utilizarlos para eliminar el dolor durante, o después de procedimientos quirúrgicos en los ojos. Estas gotas están disponibles sólo con receta médica.  Su uso excesivo o indebido puede provocar una infección u otros problemas.

Colirios para dilatar

Si tu médico necesita examinar la parte posterior de tu ojo, o la retina más de cerca, va a utilizar este tipo de colirio para los ojos que los dilatan. No duele; las gotas se administran en el consultorio del médico y hacen que tu pupila se expanda temporalmente. Tendrás más sensibilidad a la luz hasta que el efecto desaparezca, sólo se usan en el consultorio del médico.

Colirios para Infecciones

Las temidas conjuntivitis y afecciones relacionadas se tratan con este tipo de medicamento para los ojos; los tipos de gotas utilizadas dependen de si tienes una infección bacteriana o viral. Si tienes niños pequeños seguro que las has utilizado más de una vez. ¡Ojo!, porque el uso indebido de los antibióticos provoca que las bacterias se hagan resistentes. No debemos administrarnos antibióticos sin un diagnóstico médico previo.

Colirios para Glaucomas y otras enfermedades oculares

Están específicamente diseñados para ayudar a los pacientes con glaucoma manteniendo la presión ocular deseada y asegurando que el líquido presente de forma natural en el ojo se mantenga constante. Este tipo de gota está disponible sólo con receta médica.

Entender lo que los diferentes tipos de colirios para los ojos pueden hacer y para qué se usan puede ayudarte a decidir sobre tu salud evitando experimentar efectos secundarios incómodos o irritantes.

Y no olvides acudir a tu especialista si aparecen síntomas de enrojecimiento o picor en los ojos antes de automedicarte, acabarás con el problema muchísimo antes y no perderás el tiempo.

Show Comments

Comments are closed.