Lamentablemente, la respuesta a esta pregunta es un rotundo sí… Y, con motivo del Día Mundial de Ruido, vemos necesario destacar la importancia de proteger nuestros oídos ante los diferentes ruidos a los que nos enfrentamos todos los días. Como hemos aprendido a vivir con gran parte de los ruidos cotidianos, muchas veces no nos damos cuenta de que estamos poniendo en peligro nuestra salud auditiva. ¡Pero lo estamos haciendo!

El ruido con el vivimos y trabajamos, ¿provoca daños irreversibles?

Por ello, hemos reunido a dos personas que se exponen a ruidos fuertes de forma continua –una DJ y un cazador–, a un experto en Audiología y a un especialista en Riesgos Laborales. ¡Atento a este vídeo con consejos y recomendamos para la evitar la pérdida de audición!

Los ruidos superiores a los 85-90 decibelios pueden causar daños irreversibles pero, ¿qué son 85 decibelios? Para que te hagas una idea, la alarma de un despertador ronda los 80 decibelios. Y el  ruido del tráfico, los motores de las motos o los coches y los pitidos que oímos en la calles suelen superar los 90 decibelios. Un trabajador en un aeropuerto, cuando los aviones despegan, se expone a 120 decibelios de ruido y un obrero trabajando con un martillo neumático, a unos 130.

¿Y esto qué consecuencias tiene? Todo depende del nivel de ruido al que nos expongamos y de la duración de la exposición. El daño puede deberse a una exposición prolongada a un ruido elevado o, en algunos casos, a breves exposiciones a ruidos elevados. Por eso, es muy importante hacerse revisiones auditivas anuales: cuanto más tarde se detecte la pérdida auditiva, más complicada resulta la adaptación y existen muchas posibilidades de que la pérdida sea mayor.

Después de estos consejos, seguro que tendrás mucho más cuidado a la hora de ponerte cascos y de acudir a sitios con mucho ruido, ¿verdad? Si tienes más dudas o quieres hacernos alguna otra recomendación, ¡estamos a tu disposición tanto aquí, en el blog, como en nuestras redes sociales!  ¡Te esperamos! 😉