Hasta el 80% de nuestra percepción del mundo deriva de las imágenes que captan nuestros ojos. La vista es por lo tanto uno de los sentidos más importantes de los que disponemos para movernos por nuestro entorno. Las capacidades visuales no son sin embargo universales e inalterables. No todas las personas ven de la misma forma, ni tampoco cada uno de nosotros ve siempre de la misma manera. La luz, el cansancio, la edad y muchos otros factores pueden afectar a nuestra agudeza visual.

Agudeza visual qué es

¿Qué es la agudeza visual?

La agudeza visual es la capacidad de poder distinguir nítidamente las particularidades de los objetos circundantes a diferentes distancias y en condiciones normales de iluminación. 

La nitidez con la que percibimos las imágenes es el resultado de un proceso por el cual la luz es captada por el ojo y a través de la córnea, la pupila y el cristalino se focaliza en la retina. La imagen así reproducida en la parte trasera de nuestros ojos, es transportada hasta el cerebro por el nervio óptico y procesada por aquel para permitirnos ver y reconocer objetos, espacios y personas.

La agudeza visual óptima depende del grupo de edad, siendo mayor en adultos jóvenes y menor tanto en niños pequeños como en ancianos. Los profesionales de la visión suelen decir que un paciente tiene una de agudeza visual “ del 100%” o “unidad” cuando esta corresponde con la media poblacional del grupo de edad al que pertenece.

Tres elementos fundamentales son los que posibilitan una agudeza visual óptima:

  • La presencia, o no, de errores refractivos (miopía, astigmatismo, etc.) que impidan enfocar de forma precisa la luz sobre la retina
  • La transparencia de las distintas estructuras oculares (córnea, cristalino y humor vítreo)  que atraviesa la luz para proyectarse sobre la retina
  • La capacidad del cerebro para procesar la información recibida.

Una serie de factores pueden influir en estos elementos y afectar a la agudeza visual de la que disponemos

  • Factores físicos, como el tamaño de la pupila, mal funcionamiento de los nervios ópticos o errores refractivos como la miopía, la hipermetropía, el astigmatismo o la presbicia.
  • Factores psicológicos como el cansancio o el estrés. 
  • Factores fisiológicos como la edad o los antecedentes genéticos.

¿Cómo se mide la agudeza visual?

La agudeza visual se mide a través de pruebas diagnósticas que utilizan diferentes tipos de optotipos (letras, números o símbolos) para evaluar el grado de visión de la persona. Se consideran diferentes aspectos a la hora de medirlo:

  • El tamaño del optotipo es más pequeño que el paciente es capaz de distinguir. Un parámetro denominado mínimo visible.
  • La habilidad para reconocer dos objetos situados muy cerca: es el mínimo separable.
  • El límite de tamaño que marca la capacidad de distinguir cualidades de objetos y sus orientaciones. Es el mínimo reconocible.

Entre los diferentes tipos de pruebas utilizadas para la evaluación están:

Test de Snellen: 

Uno de los más comunes. Compuesto por filas de letras que van reduciendo en tamaño. Mayor agudeza visual se diagnostica cuanto más pequeño es el tamaño de la fila que el paciente es capaz de reconocer.

Medir la vista

Test de Landolt: 

Está formado por caracteres circulares con una apertura en alguno de sus lados. El paciente debe señalar el lugar donde se encuentra dicha apertura y la evaluación tiene en cuenta el tamaño mínimo de los caracteres en los cuales es capaz de reconocer las aperturas de manera correcta.

Test de Lea:

Es similar al test de Snellen, pero está destinado a niños pequeños que no conocen aún letras y números. Se basa en dibujos y figuras que los niños pueden describir con mayor facilidad.

En todas ellas la iluminación del lugar donde se realiza la prueba ha de ser adecuada. También la distancia entre el paciente objeto de la prueba y los optotipos. Las pruebas pueden hacerse tanto sin corrección o con corrección, es decir con el uso de lentes de contacto o gafas.

¿Qué hacer en caso de no tener una agudeza visual óptima?

Lo más habitual al detectar una pérdida de la visión agudeza visual es que el oftalmólogo o el óptico-optometrista recomiende el uso de gafas graduadas. Las gafas graduadas cuentan con lentes que compensan los problemas de visión detectados en el paciente, que impiden que sus ojos formen una imagen nítida sobre la retina. Pueden ayudar también a prevenir el empeoramiento de la situación de nuestros ojos.  Si la agudeza visual no puede ser mejorada con gafas y/o lentes de contacto, es necesario acudir al oftalmólogo para que valore posibles tratamientos quirúrgicos y/o farmacológicos.