Tras el cambio de hora anochece antes y, por tanto, estemos más expuestos a la luz artificial. Por este motivo es importante que nos aseguramos con cada tarea que hagamos de tener una iluminación correcta. 

Fatiga Ocular

En el trabajo, estudiando o realizando determinadas tareas que requieran una atención especial, nos aseguremos de que la iluminación sea correcta: luces no demasiado cálidas para trabajar o estudiar, evitar fluorescentes, ya que la luz parpadeante que emiten provoca fatiga ocular, asegurarnos que la zona de trabajo está bien iluminada y no hay sombras, etc.

cuidados_vista_invierno

Al estar más tiempo con luz artificial debemos tener en cuenta que, si usamos gafas, éstas tienen que llevar antireflejante, ya que la luz artificial genera muchos reflejos en las gafas que interfieren en nuestra visión y provocan fatiga visual.

Además si pasamos muchas horas con ordenadores o pantallas digitales, sería bueno contar con algún tipo de filtro en la gafa para estos dispositivos como el tratamiento Blue Control, el mismo que contienen las gafas Blue Block para frenar que la  luz azul incida sobre nuestros ojos. No sólo nos protegen de los posibles daños de la luz azul, sino que también mejoran el contraste en muchos casos. Aquellas personas que notan cansancio y/o sequedad ocular, pueden notar mejoría con el uso de este tratamiento.

Sequedad Ocular

Hablando de la sequedad ocular, ésta puede acentuarse por 2 motivos principales: el primero es que si trabajamos delante del ordenador, parpadeamos mucho menos, el intercambio de lágrima es más lento y ésta se evapora con más facilidad, dejando en muchos casos una capa grasa que además empeora la visión. El segundo es que en breve comenzamos a utilizar las calefacciones, las cuales resecan el ambiente y los ojos se ven afectados. Para mejorar esta situación podemos utilizar lágrima artificial refrigerada y además utilizar humidificadores para el ambiente.

En esta época también pueden aparecer conjuntivitis secundarias a gripes y catarros, e incluso a alergias a determinadas plantas que florecen en otoño, por lo que mantener una buena limpieza ocular, hidratar los ojos y protegernos de los virus y alérgenos es importante para preservar también la salud de nuestros ojos.

En todos estos casos, si somos usuarios de lentes de contacto, estas situaciones pueden empeorar, por lo que deberíamos extremar los cuidados en estos casos.

Gafas de sol en invierno 

En invierno, debido a la menor intensidad de la luz, tendemos a proteger menos nuestros ojos contra el sol. Sin embargo, durante esta época del año sigue siendo muy importante el uso de gafas de sol, teniendo especial cuidado en zonas de montaña y en la nieve, ya que la luz es 8 veces más intensa en estos lugares. Para protegernos deberíamos usar gafas de sol adecuadas para cada ocasión, siendo las polarizadas y espejadas las más indicadas para estos casos.

En cuanto a las condiciones climáticas como el viento, también pueden provocar sequedad ocular o exponer los ojos a cuerpos extraños que arrastre el viento, por lo que sería bueno el uso de gafas de sol algo más curvadas, que protejan el ojo en estas situaciones.