Ya sabes que aquí te hemos hablado en anteriores ocasiones de diferentes enfermedades que pueden afectar al ojo y a la vista. Y, en esta ocasión, queremos hablarte del glaucoma. Seguro que lo has oído muchas veces y puede que no sepas exactamente lo que es y cómo te puede afectar en tu día a día. Aquí te lo vamos a contar.

¿Qué es exactamente el glaucoma?

El glaucoma es una enfermedad ocular ocasionada por el aumento de la presión en el ojo, que puede causar lesiones en el nervio óptico, y que provoca la pérdida parcial o total de la visión como consecuencia del daño dicho nervio.

Esta presión se produce por el aumento de presión intraocular ocasionado por el aumento del líquido ocular. Este líquido, también conocido como humor acuoso, sirve para nutrir al ojo y, cuando su drenaje falla, la presión intraocular aumenta, provocando daños en el nervio óptico y produciendo una ceguera parcial o total en uno o en ambos ojos.

¿Qué tipos de glaucoma hay?

El glaucoma es bastante frecuente en los países industrializados y se estima que, solo en España, hasta un millón de personas lo padecen. Pero no todos los glaucomas son iguales. Los tipos de glaucoma más habituales son los siguientes:

  • Glaucoma de ángulo abierto: También llamado glaucoma crónico o primario, es el tipo más frecuente, y afecta normalmente a personas entre 40 y 50 años. El mayor peligro es que no suele presentar síntomas y, cuando se detecta, el nervio óptico ya está dañado.
  • Glaucoma de ángulo cerrado: O glaucoma agudo, sus síntomas son dolores en el ojo, inflamación y visión borrosa. Suele darse en personas mayores de 50 años y, a veces, en niños pequeños.
  • Glaucoma de baja tensión: Es una variante del glaucoma de ángulo abierto, y provoca la pérdida de la visión periférica.
  • Glaucoma pigmentario: Frecuente en personas entre 30 y 40 años, es otra variante del glaucoma de ángulo abierto, en la que los gránulos de pigmentación del iris son los causantes del bloqueo en los conductos de drenaje.
  • Glaucoma congénito: Suele darse en los primeros meses de vida de los niños o antes de los 3 años, y se le considera un conjunto de enfermedades que provocan un aumento de la presión interna del ojo, lo cual daña al nervio óptico y afecta a la vista.
  • Glaucoma secundario: Es una consecuencia de patologías oculares que afectan a los conductos de drenaje del humor acuoso. Puede deberse al abuso de fármacos, al glaucoma pigmentario o ser consecuencia de la diabetes.
glaucoma

¿Cuáles son las causas más habituales del glaucoma?

El glaucoma suele aparecer por un aumento de la presión intraocular. Se desconocen a ciencia cierta los motivos que producen esto, pero hay algunos factores que sí pueden influir en su aparición:

  • Edad: hay más riesgo a partir de los 60 años
  • Traumas: a consecuencia de golpes en la cabeza o en los ojos
  • Problemas oculares: cuando se padece miopía o hipermetropía severas
  • Otras enfermedades: como diabetes o tiroides
  • Medicación: algunos fármacos, sobre todo los que contienen cortisona
  • Factores congénitos: tener la córnea muy fina
  • Herencia: hay un componente hereditario

Como hemos comentado anteriormente, hay glaucomas que no presentan síntomas previos, pero otros sí, y son contra los que podemos actuar. Éstos son algunos dolores de cabeza, inflamaciones y picores en los ojos, reducción del campo visual o dilatación frecuente de la pupila. Si consideras que tienes alguno de estos síntomas, lo mejor es que acudas a la consulta de un especialista; ya sabes que es mejor prevenir, sobre todo ante patologías como el glaucoma, que pueden tener difícil solución.
Si tienes cualquier duda o quieres revisar tu vista, reserva ya cita en tu óptica Afflelou más cercana.
Reservar cita