En una época en la que no se contempla la vida sin usar un ordenador o un smartphone, es común que la vista realice sobreesfuerzos que al final pasan factura. Uno de los ejemplos es la visión borrosa, también llamada visión nublada. Se trata de una alteración ocular común por la que se pierde agudeza visual, es decir, que disminuye la nitidez y también la claridad con la que se perciben los detalles de los objetos.

Además, es habitual que este síntoma se desarrolle de forma gradual, de modo que la persona afectada irá viendo los objetos cada vez más fuera de foco y de manera opaca. Otro aspecto a tener en cuenta es que esta anomalía puede producirse tanto en un solo ojo como en ambos.

Posibles causas de la visión borrosa

La visión borrosa puede deberse a varias causas:

  • Errores de refracción: pasa cuando la forma del ojo no permite enfocar bien, algo que se puede dar con la miopía, la hipermetropía o el astigmatismo.
  • Trastornos de diferente índole: por un lado, hay dolencias que afectan a la retina, que es la zona sensible a la luz, como tener alta la presión arterial, las migrañas oculares o la retinopatía diabética, una complicación de la diabetes. Y por otro lado, hay alteraciones que condicionan la transmisión de las señales visuales que van desde el ojo hasta el cerebro, como sucede con el glaucoma. De igual forma, existen trastornos hereditarios que también pueden afectar a dicho nervio óptico, conocidos como neuropatías ópticas hereditarias.
  • Ciertos hábitos: la fatiga ocular, es decir, la exposición prolongada a las pantallas digitales, la falta de sueño o el propio estrés también pueden causar la visión borrosa.
  • Degeneración macular: se asocia principalmente a la edad avanzada. De esta forma, estructuras del ojo como la córnea, el cristalino y el humor vítreo, que normalmente son transparentes, se vuelven opacas y no dejan pasar los rayos de luz a la retina. Un claro ejemplo son las cataratas. 

Síntomas de la visión borrosa

Hay que estar atento en caso de experimentar:

  • Dolor de cabeza y ojos.
  • Sequedad ocular.
  • Picor y enrojecimiento de ojos.
  • Alteraciones repentinas de la visión.
  • Dificultad para ver nítidamente.
  • Importante disminución de la visión de un solo ojo. 
  • Pérdida de un área específica en el campo visual.

Soluciones a la visión borrosa: gafas y lentillas

En cualquiera de los casos anteriormente comentados, y a la espera de diagnosticar un caso de vista borrosa, habría que acudir a un oftalmólogo, que se especializa en la evaluación y en el tratamiento, sea o no quirúrgico, de los trastornos oculares; o bien a un optometrista, cuya especialidad es el tratamiento de los defectos de refracción a través de la prescripción de gafas o de lentes de contacto.

Independientemente del especialista al que se consulte, sería preciso realizar un test para medir la agudeza visual. Para ello, el paciente tiene que situarse a 6 metros de una tabla optométrica y leerla sin usar gafas ni lentes de contacto, primero con los dos ojos abiertos y luego tapándose con la palma de la mano uno y otro ojo. Otra alternativa es realizar una exploración del ojo a través de un oftalmoscopio, prueba para la que además se suelen dilatar las pupilas.

Tras valorar las posibles causas, es probable que la visión borrosa sea producto de un sobreesfuerzo puntual o de un problema refractivo como la miopía, en cuyo caso sería necesario graduar la vista de la persona y hacerle unas gafas o adaptarle unas lentillas. Alain Afflelou dispone de gafas graduadas de diferentes formas, estilos y marcas, además de lentillas, que pueden ser diferentes según el problema de visión y la periodicidad de su uso, entre otras cuestiones.

Con todo, resulta conveniente hacerse revisiones periódicas ya que a las personas que están acostumbradas a no ver con demasiada nitidez les cuesta más percibir si su visión ha empeorado todavía más.

Además, otras estrategias como descansar la vista durante unos cuantos minutos, cambiar de objetivo visual para evitar la fatiga, ajustar el brillo y el tamaño de la letra en las pantallas digitales y enriquecer la dieta con antioxidantes resultan útiles para evitar la vista borrosa.