s

Tag Archives: desierto Marruecos

Día 8. Erfoud - Nador - Viaje de vuelta lleno de reflexiones y deseos de volver

Juanjo, Verónica, Joan, Raquel, Luisa y María ya están hoy en España. Abdel, el séptimo voluntario de la Fundación ALAIN AFFLELOU en esta edición de “El Desierto de los Niños” llegó anteayer a Marrakech, su lugar de residencia habitual.

En el caso de los voluntarios españoles, ayer, mientras recorrían Marruecos de sur a norte para embarcar en Nador rumbo a Almería, nos contaron muchas de sus vivencias y de sus sensaciones tras estos días tan intensos y emotivos. Durante los 600 kilómetros que separan Erfoud de Nador nos hablaron de todo, pero el resumen final es que repetirían la experiencia. Mejor dicho: que están deseando repetirla.

María, de ALAIN AFFLELOU en O Carballiño, en Pontevedra, nos dijo el año pasado con emoción y rotundidad que “Volvería… Claro que sí. Seguro”. Y volvió. Este año ha estado aquí aportando su experiencia a los voluntarios nuevos, igual que uno de los actuales lo hará el año que viene a quienes formen parte de la expedición. Aunque María sabe que no habrá una tercera vez, nos confiesa que “estaría encantada de hacerlo. Siempre querré venir aquí a ayudar”.

Joan, del centro óptico de Mataró (Barcelona), también querría repetir la experiencia: “La gente de aquí es tan agradecida que te hace querer volver”. Raquel, de Los Barrios (Algeciras), nos confiesa que “el trabajo es duro y ha visto casos tan difíciles, o sin solución, que te entristecen, pero esto engancha y siempre quieres ayudar más”. “Repetiría la experiencia, seguro”, nos dice Luisa, de Barcelona. Y a continuación añade con una gran sonrisa que incluso no se iría, “me quedaría muchos más días aquí”.

Juanjo, de Pinto (Madrid), también lo tiene claro: “espero volver con la Fundación, pero si no es posible intentaré hacerlo formando parte de la caravana solidaria “El Desierto de los Niños”.

“Ya antes de venir tenía claro que volvería, pero ahora después de haberlo vivido lo tengo clarísimo”, nos cuenta Verónica, de Villagarcía (Pontevedra). “Es una satisfacción enorme poder ayudar, y aquí hace mucha falta”.

 

Día 7. Erfoud – Ahbibat - Erfoud - Récord de revisiones y grandes homenajes

Los voluntarios de la Fundación ALAIN AFFLELOU ayer terminaron el día agotados, pero con una gran sonrisa. Graduaron la vista a los 217 niños y adultos que más lo necesitaban de los pueblos de Ahbibat y Chyahena, situados en los Palmerales de Erfoud.

En total, en los cuatro días de revisiones han conseguido atender a 760 personas, el récord en la historia de las 10 ediciones de la Fundación en “El Desierto de los Niños”.

Antes de que hoy comience el regreso a España, los 209 integrantes de la caravana solidaria les dieron un gran homenaje con un larguísimo aplauso y numerosas felicitaciones individuales. Un homenaje que tanto los voluntarios de este año como sus predecesores se merecen siempre por lo que hacen y las ganas con las que lo hacen.

Juanjo, Verónica, Joan, Raquel, Luisa y María comenzaron la jornada en la minúscula escuela (una habitación) de Ahbibat muy pronto y la terminaron muy tarde en Chyahena; querían ayudar al mayor número de personas de las dos pequeñas aldeas citadas y lo consiguieron.

Y eso que ayer no pudieron contar con la presencia de Abdel, de ALAIN AFFLELOU en Marrakech, pero sí con todos los consejos y experiencia que les había transmitido en los días anteriores. Y pese a que terminaron muy tarde, todos los adultos y todos los niños esperaron a que nuestros voluntarios acabaran para agradecerles su ayuda, para ofrecerles un gran homenaje

. Los mayores quisieron darles la mano prácticamente uno a uno y los pequeños de la aldea les regalaron una canción que incluía un emotivo estribillo en español: “gracias amigos”. A más de uno se nos saltaron las lágrimas al verlo. Como dicen nuestros voluntarios, a quien hay que darles las gracias es a ellos por su forma de transmitir cariño y agradecimiento.

Día 6. Merzouga - Glagla - Merzouga - Los voluntarios viven una jornada llena de emociones

Ayer fue un día emocionante para Juanjo, Verónica, Joan, Raquel, Luisa, Abdel y María, nuestros voluntarios de la Fundación ALAIN AFFLELOU integrados en la caravana “El Desierto de los Niños” de este año.

Se desplazaron 50 kilómetros desde Merzouga, donde se hospedan estos días, hasta la pequeña localidad de Glagla y revisaron la vista a las 247 personas que más lo necesitaban. El pueblo entero se mostró muy agradecido por la labor que realizaron allí.

Nuestros voluntarios, con la inestimable ayuda una vez más de  de Choukri Younes y Said Ben Mbark, de la Fundación Marroquí para la Ayuda de Personas con Dificultades Visuales, vivieron casos realmente especiales. “Una chica de unos 30 años y con 16 dioptrías, que nunca había usado gafas graduadas, se emocionó tanto al poder ver bien con las gafas de prueba que se puso a llorar”, nos cuenta Raquel (Ortega), de ALAIN AFFLELOU en Los Barrios (Cádiz).

Para Juanjo (Gómez), de la óptica de Pinto, en Madrid, “es difícil quedarse con un momento de los que estamos viviendo. Da igual que sean niños, jóvenes, señoras o señores, las continuas muestras de agradecimiento son increíbles”.

María (López), de O Carballiño, se emocionó tanto como una de las mujeres a las que graduó: “Llevaba años sólo viendo desde muy cerca y, cuando con las gafas de prueba vio de lejos, se le cayeron las lágrimas”.

“Poder ayudar a personas que lo necesitan tanto es para lo que vine aquí, al sur de Marruecos. Es una de las mejores decisiones que he tomado en mi vida y espero poder seguir viniendo ayudar más”, nos dice un también emocionado Abdel (Idhammou), de ALAIN AFFLELOU en Marrakech.

Luisa, de Barcelona, también tiene su pequeña gran historia: “Yo me quedo con cómo reaccionó una niña muy pequeña que le tenía muchísimo miedo a la máquina de graduar. Le di un abracito y se calmó. Es increíble todo lo que nos está pasando aquí”.

Día 5. Merzouga – Tamarna - Merzouga - Nuestros voluntarios revisan la vista a 236 personas en Tamarna

Caras de satisfacción en los siete voluntarios de la Fundación ALAIN AFFLELOU tras la jornada de ayer, su segundo día de revisiones. 

Ya adaptados a las máquinas de graduar cedidas por la Fundación Marroquí para la Ayuda de Personas con Dificultades Visuales y trabajando en condiciones normales en el pueblo de Tamarna, a unos 60 kilómetros por pista de la gran Merzouga, realizaron un total de 236 revisiones.

Se trata de una cifra alta y ajustada a la población de esta localidad, de 450 habitantes, cuyas muestras de agradecimiento fueron continuas a nuestros voluntarios.

“Ha sido un día de trabajo duro, pero lo hemos hecho con tantas ganas y tan buen ambiente entre nosotros, que incluso parece que no nos cansamos”, nos cuenta Joan (Higuera), nuestro voluntario de ALAIN AFFLELOU en Mataró (Barcelona).

Algo que también piensa Raquel (Ortega), de Los Barrios, Cádiz: “Sí, hemos trabajado felices y con todo muy controlado, siempre dando prioridad a la atención humana. También queremos ser eficaces; hemos conseguido organizarnos para que reciba nuestra atención una persona cada dos minutos y esperamos mejorar esta cadencia.”

Verónica (Alfonsín) de Villagarcía, se ha quedado sorprendida de la alta graduación general que presentan los habitantes: “Incluso hemos llegado a atender a personas con 25 y 29 de miopía”.

Mientras, Luisa (García), de Barcelona, nos habla de la atención tan especial que han tenido que dar “a un niño tan pequeño, que su cabecita no daba el mínimo para situarse en la máquina de graduar, pero hemos conseguido revisarle y se ha ido tan feliz”.

Para Abdel (Idhammou), de ALAIN AFFLELOU Marrakech, María (López), de O Carballiño (Ourense), y para Juanjo (Gómez), de Pinto (Madrid), la anécdota del día ha sido la mujer que ha ido a graduarse con un bebé tan bien protegido entre sus ropas que no lo han detectado hasta que se ha puesto a llorar.

Día 4. Kasbah Jurassique - Douar Sifa - Merzouga - Las revisiones comienzan gracias al trabajo en equipo

Ayer por la mañana los voluntarios de la Fundación ALAIN AFFLELOU recibían una muy mala noticia. El camión solidario que venía desde España con todo el material de ayuda que trae la organización de El Desierto de los Niños, con el material necesario para las graduaciones, estaba averiado y bloqueado en la frontera, sin poder descargarse de acuerdo a los trámites aduaneros de Marruecos. 

Este incidente impedía poner en marcha las revisiones y graduaciones en el pequeño pueblo de Douar Sifa. Las caras de Juanjo (Gómez), Verónica (Alfonsín), Joan (Higuera), Raquel (Ortega), Luisa (García), María (López) y Abdel (Idhammou) eran de desolación total, lamentándose de la mala suerte que estaban viviendo en esta 13ª edición.

Pero mientras ellos pensaban qué hacer, cómo ayudar, los responsables de la Fundación ALAIN AFFLELOU en España habían reaccionado con rapidez y contactaron con la Fundación Marroquí para la Ayuda de Personas con Dificultades Visuales. Su director y mentor, Choukri Younes, de inmediato se implicó en buscar una solución urgente y no sólo puso todos los medios que tiene (maquinaria y gafas de pruebas) a disposición de la Fundación ALAIN AFFLELOU, sino que se presentó él mismo en Douar Sifa con todo el material y con la ayuda de otro voluntario, Said Ben Mbark.

Gracias a lo aportado por todos y a las ganas de ayudar de todos, nuestros voluntarios pudieron revisar la vista a las 60 personas de Douar Sifa que más lo necesitan. Lo podéis ver en la mayoría de fotos de este artículo, de lo cual nosotros mismos también nos alegramos.

En unos días, las gafas que necesitan los niños y mayores de este pueblo les serán enviadas desde la sede de la Fundación ALAIN AFFLELOU en España.

Día 3. Fes - Kasbah Jurassique - Abdel se incorpora a la expedición solidaria

Ayer fue un día de muchos acontecimientos para los voluntarios de la Fundación ALAIN AFFLELOU. En principio, iba a ser una simple jornada de viaje para recorrer en la furgoneta Hyundai H1 los 300 kilómetros que separan Fes del inmenso Atlas (y sus complicadas carreteras), pero pasaron varias cosas. La primera y más importante es que se incorporó Abdelaziz Idhammou (del centro óptico de Marrakech) al equipo de nuestros ópticos optometristas de la Fundación ALAIN AFFLELOU. Una gran noticia y una novedad en los 10 años que lleva colaborando activamente la Fundación con la expedición solidaria “El Desierto de los Niños”. 

Al igual que Juanjo (Gómez), Verónica (Alfonsín), Joan (Higuera),  Raquel (Ortega), Luisa (García) y María (López), Abdel ha querido sumarse durante sus días de vacaciones a esta labor de ayuda en el sur de Marruecos. Él sabe muy bien las carencias que tienen en esta zona de su país y piensa “que entre todos podemos hacer mucho porque sus habitantes mejoren su calidad de vida en aspectos básicos”. Abdel, casado y padre de tres hijos, ya es uno más del equipo de la Fundación ALAIN AFFLELOU y se siente muy orgulloso de formar parte de este proyecto solidario.

Además de conocer a Abdel, otro de los acontecimientos que vivieron nuestros voluntarios a primera hora de la mañana en Fes fue su presentación oficial ante toda la expedición de “El Desierto de los Niños”, cuyos más de 200 integrantes les rindieron una emotiva ovación por la labor de voluntariado que van a realizar.

Y ya durante el trayecto en la H1, antes de llegar a un pequeño hotel una vez atravesado el Atlas, vivieron momentos propios de un viaje de amigos. 

Así lo ponen de manifiesto las fotos de este post. Un poco de relax viene bien para coger fuerzas para hoy, que deben recorrer más de 200 kilómetros antes de llegar a Douar Sifa, pequeña localidad de 3.600 habitantes donde comienzan a graduar.

Día 2. Tánger – Fes. Visita a Volúbilis y Fes antes de llegar al desierto

De camino al sur de Marruecos por carretera, nuestros voluntarios de la Fundación ALAIN AFFLELOU van a tener que pasar muchas horas en su furgoneta Hyundai H1 en la caravana solidaria “El Desierto de los Niños”. Pero también van a tener la suerte de conocer un poco la cultura, las costumbres y la hospitalidad del pueblo marroquí. Eso es exactamente lo que vivieron ayer en su segunda etapa, la que les llevó de Tánger a Fes, la capital religiosa del país.

Durante los primeros 300 kilómetros, recorridos en su mayoría por autopista, Juanjo (Gómez), Verónica (Alfonsín), Joan (Higuera),  Raquel (Ortega), Luisa (García) y María (López) pararon a comprar comida y bebida en un pequeño zoco cercano a la carretera, donde también intercambiaron impresiones con sus tenderos, siempre con ganas de entablar conversación con quienes llegan de fuera del país.

Las ruinas de la ciudad romana de Volúbilis fue el lugar elegido para comer; una mezcla de recarga de energía y visita cultural que todos agradecieron y disfrutaron. Así lo transmiten sus caras en las fotos de este post, en las que demuestran que también saben posar con mucho desparpajo. Está claro que se lo están pasando bien.

De Volúbilis fueron directos a Fes, donde llegaron ya bien entrada la tarde y donde comprobaron que para conducir en una ciudad de Marruecos hay que tener mucha destreza y mantener los ojos siempre muy abiertos. Una pequeña visita al centro ciudad y directos a dormir: quieren estar descansados para cuando mañana “empiece lo bueno”: 700 graduaciones que van a realizar a los niños y mayores que menos recursos tienen en el sur de Marruecos.

Esta mañana, tras recoger al séptimo óptico que integra esta expedición de voluntarios de la Fundación ALAIN AFFLELOU, el marroquí Abdelaziz (Idhammou), saldrán de Fes en dirección a Kasbah Jurassique. Allí dormirán y, al día siguiente, “empezará lo bueno”.

Día 1. Madrid - Algeciras - Tánger. Los niños del desierto nos esperan

La aventura solidaria “El Desierto de los Niños 2017” ha comenzado con un inesperado cambio de planes en Cádiz para toda la caravana, formada este año por 62 coches y 209 personas con muchas ganas de ayudar a mejorar la vida en el sur de Marruecos.

Entre ellos se encuentran nuestros voluntarios de la Fundación ALAIN AFFLELOU, que en su mayoría partieron ayer a las seis de la mañana desde Madrid hasta Tarifa en su furgoneta Hyundai H1. Por cierto, que ésta luce una gran pegatina que recuerda los 10 años que la Fundación lleva poniendo su granito de arena en esta causa.

El mencionado cambio de planes se produjo en Cádiz, debido a que el intensísimo viento en el Estrecho de Gibraltar impedía que los pequeños ferris que zarpan desde el puerto de Tarifa pudieran hacerlo, por lo que debió reorganizarse la logística en tiempo récord y trasladarse toda la caravana a Algeciras, donde los ferris son más grandes y aguantan mejor el oleaje brusco.

 

Este pequeño inconveniente no restó ni un ápice de ilusión a nuestros voluntarios, que saben que muchos niños, y también muchos adultos, de los pueblos más desfavorecidos del sur de Marruecos les esperan para que les revisen la vista. Nuestros protagonistas de este año pertenecen a distintos centros de ALAIN AFFLELOU: Juanjo Gómez trabaja en el de Pinto, Madrid; Verónica Alfonsín en el de Villagarcía (Pontevedra); Joan Higuera en el de Mataró (Barcelona); Raquel Ortega en el de Los Barrios (Cádiz); Luisa García en el de Diagonal Mar (Barcelona); María López, que repite tras vivir la aventura el año pasado, en el de O Carballiño (Orense); y Abdelaziz Idhammou, que se incorporará en la etapa de hoy cuando lleguemos a Fes, en el de Marrakech (Marruecos).

Los siete están deseando empezar a graduar y ayudar en todo lo que puedan, aunque saben que primero deben atravesar Marruecos de norte a sur para llegar a su destino. Sus vivencias y sus impresiones os las vamos a contar aquí desde hoy hasta el viernes 14 de abril, cuando terminarán su aventura solidaria.

La Fundación ALAIN AFFLELOU realiza cerca de 700 revisiones visuales en la caravana ‘El Desierto de los Niños’

Un año más la Fundación ALAIN AFFLELOU ha aprovechado las vacaciones de Semana Santa para unirse a su cita anual de El Desierto de los Niños. Muy emocionados, los franquiciados y empleados de la compañía óptica han puesto toda la ilusión para colaborar en esta 12ª edición de la caravana solidaria.

Un total de seis ópticos-optometristas, en representación de la Fundación ALAIN AFFLELOU, se convirtieron en los embajadores de esta aventura solidaria y recorrieron un total de 2.223 kilómetros en el país vecino. Desde la salida el 18 de marzo en Tánger hasta la llegada a Almería el pasado 26 de marzo, Lidia Cobas (Santander), Rubén Sánchez (Mataró – Barcelona), Cecilia Cuadrado (Bilbao), Mª del Carmen López (Orense), Mª Isabel Sánchez (Barcelona) y Sonia Guasque (Valencia), han trabajado muy duro para mejorar la salud visual de menores y adultos en las pequeñas poblaciones que iban visitando en Marruecos.

En 2015, diez ópticos de la Fundación ALAIN AFFLELOU se unieron a la caravana solidaria y consiguieron batir record de revisiones y gafas graduadas entregadas respecto a otros años. En esta edición 2016, a  pesar ser menos personas, se han acercado bastante a los resultados del año pasado: durante los ocho días de recorrido, los ópticos de ALAIN AFFLELOU, gracias a un vehículo cedido por Hyundai, han realizado cerca de 700 revisiones visuales. Tras este chequeo visual, los voluntarios de la Fundación entregaron más de 300 gafas graduadas.

Además, las gafas de sol se han convertido en un artículo de primera necesidad en Marruecos debido a la constante exposición al sol y los problemas de salud visual que esto genera. Por ello y, con el objetivo de reducir los abundantes casos de cataratas, edemas corneales o pterigión tan comunes en la zona, los profesionales de la firma óptica han entregado un total de 637 gafas de sol.

“Desde la Fundación ALAIN AFFLELOU nos sentimos muy orgullosos de poder colaborar en esta iniciativa. Año tras año, nuestros voluntarios trabajan muy duro durante las vacaciones de Semana Santa  para conseguir mejorar la salud visual de cientos de personas. Es una cita muy esperada por todos y tenemos ganas de seguir poniendo nuestro granito de arena en ‘El Desierto de los Niños’ los próximos años” indica Eva Ivars, vicepresidenta de la Fundación ALAIN AFFLELOU.

La labor de esta expedición solidaria se completó además con visitas a dos centros con los que ya había colaborado ‘El Desierto de los Niños’ en otras ediciones. Primero pasaron por una guardería de Tamaarkite para poder comprobar su estado tras las obras de restauración que habían llevado a cabo. La segunda visita tuvo lugar en una escuela para niños discapacitados que la caravana solidaria tiene en Erfoud.

Todos los integrantes de la caravana solidaria, recién llegados a España, ya piensan con ilusión en la edición 2017. Allí volverán a estar los representantes de la Fundación ALAIN AFFLELOU para seguir apoyando esta iniciativa en el país vecino. Desde que en 2011 la firma decidiera sumarse a la expedición ‘El Desierto de los Niños’, más de 40 ópticos han colaborado en la aventura, realizado más de 3.000 revisiones de la vista y regalando más de 1.300 gafas graduadas y más de 3.200 gafas de sol.

“Ha sido una experiencia muy bonita en todos los sentidos”

Hoy los voluntarios de la Fundación ALAIN AFFLELOU han realizado gran parte del recorrido de vuelta a casa con sentimientos entremezclados. Durante los 600 kilómetros de las complicadas carreteras que separan Erfoud de Nador, se les han pasado por la cabeza pensamientos de todo tipo: por un lado ya echaban de menos el cariño de los niños marroquíes y la amabilidad y el agradecimiento continuo de los adultos; por otro, también nos reconocen que tienen ganas de ver a sus familias y contarles la experiencia vivida. Queda muy poco para eso; una vez a bordo del barco que desde Nador les llevará esta noche a España, mañana se encontrarán con ellos.

Equipo de Afflelou en furgoneta de vuelta
Los momentos emotivos y de reflexión para nuestros voluntarios comenzaron anoche, cuando todos los integrantes de la caravana de “El Desierto de los Niños” les homenajearon públicamente tras la cena de despedida. Lidia, Rubén, Marisa, María, Sonia y Cecilia recibieron un largo aplauso en reconocimiento a su labor de ayuda.
Ya hoy, entre bache y bache a bordo de la furgoneta Hyundai H1, mientras veían el Atlas nevado a lo lejos o atravesaban las áridas planicies de Marruecos, cada uno de ellos nos ha contado lo vivido estos intensos ocho días. “Estuve aquí el año pasado y sabía que esto es duro: son muchos kilómetros de malas carreteras y muchas horas de trabajo sin apenas descanso, pero poder ayudar a estas personas, que lo necesitan mucho, te hace sentir extraordinariamente bien”, nos dice emocionada Lidia. Para Rubén, más reflexivo, “ha sido una experiencia muy bonita en todos los sentidos. Y también me gustaría destacar la buenísima convivencia con mis cinco compañeras”.

IMG_3044
Las palabras de Marisa lo dicen todo: “Intentaré volver a El Desierto de los Niños, me ha encantado… la experiencia ha sido genial”. María, por su parte, echa la vista atrás y nos cuenta con su ternura habitual que, “cuando empezó el viaje, me imaginaba que todo iba a ser más tranquilo, pudiendo parar a visitar algunos de los pueblos bonitos que hemos visto desde la furgoneta y realizar las graduaciones con algo más de calma. Pero una vez acabado, ya pudiendo reflexionar tranquilamente lo vivido, la verdad es que me ha encantado. Volvería… ¡seguro!”.
Sonia, por su parte, nos explica que “llevaba tres años intentando venir a El Desierto de los Niños, quería vivir esta experiencia… y la verdad es que ha merecido la pena, ha sido increíble”. Mientras, Cecilia concluye que “participar en esta aventura solidaria me ha hecho reflexionar sobre cómo se vive aquí… sobre las necesidades que tienen estas personas y cómo las resuelven”. Ya tiene claro que algunas de esas necesidades, como por ejemplo ver bien y cuidar sus ojos, quizá no son las más importantes, pero sí les van a ayudar a mejorar su vida. Y han sido ellos, los voluntarios de la Fundación ALAIN AFFLELOU, quienes han aportado ese granito de arena.
Lidia, Rubén, Marisa, María, Sonia, Cecilia… muchas gracias a todos, El Desierto de los Niños os agradece infinitamente vuestra extraordinaria ayuda.
IMG_3153