s

Tag Archives: gafas

Los profesores, perfil clave para detectar problemas visuales en la infancia

El 30% de los casos de fracaso escolar en menores se debe a problemas visuales. Por ello, la Fundación ALAIN AFFLELOU ha desarrollado una formación sobre salud visual infantil para docentes de la Comunidad de Madrid.

Tras la tempestad, revisiones a 250 personas

Caras de satisfacción en los seis voluntarios de la Fundación ALAIN AFFLELOU al final de su segundo día de revisiones. Tras la tormenta de arena vivida ayer en Om Lahdej durante su jornada de estreno, hoy, en condiciones normales en el pueblo de Hassi Labiad, han realizado unas 250 revisiones. Se trata de una cifra alta y ajustada a la población de esta localidad, de unos 300 habitantes.
“Se nota que este pueblo está mucho más avanzado y organizado, y que cuentan con una asociación que puso en marcha, en su día, El Desierto de los Niños”, nos cuenta Cecilia, nuestra voluntaria de ALAIN AFFLELOU en Deusto. Algo que también piensa María, de O Carballiño: “Sí, todo ha sido mucho más fácil, lo que nos permite hacer mejor nuestro trabajo e ir más deprisa. Sobre todo se aprecia en que algunas personas ya han vivido revisiones realizadas años atrás por la Fundación. Aquí, por ejemplo, los niños apenas tenían miedo y no estaban tensos como los de ayer en Om Lahdej”.

Sonia y Ruben confirmando graduacion

Lidia, de Santander, incluso va más allá: “Yo diría que algunos niños, los de 10 a 14 años, hasta son pícaros; cuando les entregamos las gafas de sol, nos hacen saber con una sonrisa que las que les gustan son las de cristal de espejo, las que están de moda aquí”.
De picardía también nos habla Rubén, de Mataró, cuando ha visto “que un niño se ha escondido las de graduación 7 de hipermetropía que le entregó el año pasado la Fundación. La traductora me ha dicho que lo ha hecho porque creía que, si le veíamos las gafas, este año no le haríamos la revisión. Y por supuesto que repetimos revisiones; concretamente este pequeño mantenía su vista estable”.

Para Marisa, voluntaria de ALAIN AFFLELOU de Vilanova, coincide con las reflexiones de sus compañeros y explica por qué en algunas ocasiones han tenido que apagar la luz de la sala de revisiones. “La razón es sencilla: para la revisión de varias personas hemos tenido que utilizar el retinoscopio, lo que nos obliga no sólo a apagar la luz, también hemos tenido que tapar las ventanas con mantas. Por ese motivo un señor mayor, que tenía cataratas, nos ha preguntado que si también operábamos. Evidentemente le hemos dicho que no, pero ojalá algún día también pueda hacerse”.

Cecilia dando a probar gafas graduadas
Sonia ha valorado muy positivamente “la buena organización para hacer las revisiones y la ayuda recibida por parte de algunos miembros de la caravana de El Desierto de los Niños. Nos viene muy bien que muevan cajas, coloquen gafas… Eso nos lleva tiempo, y si lo pueden hacer otras personas, nos permite centrarnos en las revisiones”. Nuestra voluntaria de Valencia, siempre muy espontánea, ha querido que remarcáramos que “los pinchos morunos de la comida estaban buenísimos”, algo en lo que han estado completamente de acuerdo todos sus compañeros. Está claro que la comida de aquí les está gustando.

Revisiones en plena tormenta de arena

Hoy ha sido un día para recordar. Los voluntarios de la Fundación ALAIN AFFLELOU se han estrenado haciendo revisiones en esta edición de “El Desierto de los Niños” bajo una fortísima tormenta de arena. Han vivido emociones de todo tipo.
Tras partir a las ocho de la mañana de Boumalne Dades y recorrer 300 kilómetros de carreteras muy enrevesadas, han llegado a la una y media de la tarde al pequeñísimo pueblo de Om Lahdej. Allí les esperaban sus 70 habitantes con los brazos abiertos y el camión Aquarius con un montón de gafas y el imprescindible material técnico para realizar las revisiones.


Lo primero que han hecho es descargar todo en la casa social del pueblo, pero al comprobar que no había luz artificial, lo han trasladado a la escuela, donde se han encontrado con el mismo problema. Así que se han terminado instalando en una casa privada que disponía de lo mínimo necesario.
Dada la hora (aproximadamente las dos y cuarto) y la hospitalidad de los habitantes de aquí, los voluntarios han sido invitados a comer.

Sonia, de Valencia, se ha quedado impresionada “de lo amables que son.En todo momento se preocupan de que estemos bien, cómodos. Y la comida me ha encantado: un rico cuscús y una carne con verdura que picaba un poco, pero que estaba muy buena, ha sido nuestro extraordinario menú”.

De la llegada al pueblo, a María (de O Carballiño) lo que más le ha llamado la atención es que “los hombres nos recibieron muy amablemente, con los niños revoloteando entre nosotros, mientras las mujeres se quedaban en un segundo plano. Eso sí, las niñas son encantadoras, muy sociables, cogen confianza al instante”.
Y tras la bienvenida y la comida, era el momento de empezar las revisiones. Exactamente a las tres de la tarde, justo cuando se ha desencadenado “un tormentón de arena espectacular”.

Así lo define Lidia, quien nos cuenta que “nunca había visto nada igual, ni siquiera por televisión”. “Ha sido tan fuerte”, continúa nuestra voluntaria de ALAIN AFFLELOU en Santander, “que el viento ha abierto varias veces las ventanas de la habitación y ha inundado todo de arena”.
Pese a las dificultades, las revisiones se han hecho. Aproximadamente se han realizado 60: la mitad de ellas a niños y la otra mitad a adultos.

A Cecilia, de Deusto, le ha sorprendido que los niños más pequeños, “los que tenían dos, tres o cuatro años, estaban asustadísimos antes de empezar, con unas lloreras tremendas… se debían pensar que les íbamos a pinchar o algo así. Pero luego, cuando les hacemos las revisiones, terminan sonriendo y te dan unas muestras de cariño muy reconfortantes”.


A Marisa, de Vilanova, le ha pasado algo parecido, pero con un chico de unos 18 años: “el pobre estaba temblando; era la primera vez en su vida que se revisaba la vista y no sabía lo que le esperaba. Luego estaba más tranquilo y confiado, pero al principio hay que tener mucha paciencia”.

Rubén, de Mataró, también ha vivido su primera experiencia de revisiones como voluntario con mucha emoción, como todos sus compañeros. Y además nos ha hecho un pequeño análisis global de en qué estado se encuentra la vista de los habitantes de Om Lahdej: “los niños, en general, la tienen bastante bien. Sin embargo, los mayores tienen casi todos cataratas. Se nota que sus ojos aquí sufren mucho. Es una satisfacción ayudarles… o al menos intentarlo”.

Esto sí es el desierto

Los voluntarios de la Fundación ALAIN AFFLELOU han culminado con éxito el recorrido de hoy… y han disfrutado del Medio Atlas, de las cumbres del Atlas y, en su parte final, de los primeros parajes desérticos del centro-sur de Marruecos. A todos les hubiera gustado poder pararse a conocer con tranquilidad algunos lugares especialmente bonitos del recorrido de 400 kilómetros, como las espectaculares cascadas de Ouzoud, pero apenas han tenido tiempo para ello.


A Cecilia, que ha estado a los mandos del furgón Hyundai H1 en la parte de montaña, le ha “encantando conducir por una carretera llena de curvas y con unas vistas increíbles”. Los organizadores le habían avisado de que el estado del asfalto era muy malo, con muchos baches, “pero la verdad es que a mí no me lo ha parecido tanto”.

Lidia también se ha quedado impresionada con los paisajes y los pueblos de la zona. “Me he quedado con ganas de más; hubiera sido perfecto poder visitar estos lugares, son espectaculares”. Y lo mismo piensa Marisa, que además quiere destacar y agradecer “los cánticos de bienvenida recibidos a la entrada del hotel de Boumalne Dades”. A continuación nos cuenta que se habría parado a conocer a cada uno de los niños, “algunos de ellos realmente pequeños”, que saludan efusivamente desde las cunetas.

Sonia hubiese hecho lo mismo, pero tanto ella como el resto de los voluntarios tienen claro “que no es algo bueno para ellos, sino todo lo contrario. Aunque de corazón lo haríamos, como realmente les ayudamos es si nuestro cariño, y todo aquello que les queramos dar, lo hacemos en las escuelas y de forma organizada. Así ellos se acostumbran a ir al colegio y aprenden que en las cunetas de las carreteras, que son peligrosas, no está su futuro”.
Rubén se ha quedado con ganas de conocer a las gentes de aquí, “pero tenemos poco tiempo y no nos lo podemos permitir. Seguro que mañana, cuando empecemos las revisiones, llegará el momento”. Mientras tanto él y sus compañeros voluntarios de ALAIN AFFELOU han podido disfrutar del “contraste de la nieve del Atlas y, unos kilómetros más al sur, de zonas realmente áridas y secas”. María lo resume de una forma contundente: “Hoy sí que he sentido que estaba en Marruecos. Al cruzar el Atlas, todo cambia”.

La Fundación ALAIN AFFLELOU entrega más de 22.000 gafas contra el fracaso escolar

La salud visual es un factor muy importante para el rendimiento académico de los más pequeños: cerca del 30% de los casos de fracaso escolar son debidos a problemas visuales. En este sentido, el pasado septiembre, la Fundación Alain Afflelou iniciaba su XVI Campaña de Salud Visual Contra el Fracaso Escolar con el objetivo de concienciar sobre la detención precoz de estos problemas de visión en los menores. Tras el mes y medio en el que ha transcurrido esta campaña, los resultados muestran un incremento del 75% en revisiones y el doble de gafas regaladas que en años anteriores.

El éxito obtenido en ediciones pasadas se ha puesto de manifiesto en los resultados de la campaña de este año, que se iniciaba en septiembre y que acumula ya dieciséis ediciones. Se han incrementado notoriamente las revisiones visuales realizadas y las gafas regaladas: más de 28.000 menores han pasado por las ópticas de ALAIN AFFLELOU para revisar su vista y más de 22.000 gafas graduadas han sido entregadas a los niños que necesitaban alguna corrección visual.

Además, la trayectoria de RSC de la Fundación Alain Afflelou en las quince ediciones anteriores de esta campaña, se ha visto reflejada este año mediante un fenómeno viral al margen de la estrategia de comunicación de la compañía. Esta iniciativa ha conseguido generar una gran expectación entre el público, tanto es así que los meses previos a su comienzo, los propios usuarios de forma voluntaria empezaron a viralizar un mensaje a través de WhatsApp y a compartirlo en las redes sociales. Con ello, la información sobre la Campaña de Salud Visual Contra el Fracaso Escolar ha conseguido llegar hasta asociaciones de padres y diferentes ONGs que se han interesado en el proyecto.

“Cada año conseguimos llegar más lejos con nuestra particular Campaña de Salud Visual Contra el Fracaso Escolar. Esta es la dieciséis edición y muchos padres ya conocen la iniciativa y son conscientes de la necesidad de cuidar la visión de sus hijos. Ellos mismos se han encargado de difundir el mensaje de forma voluntaria y han mostrado un alto interés, incluso antes de que empezase la campaña. Ha quedado demostrado el éxito de esta acción de RSC y estamos muy satisfechos con el trabajo realizado desde la Fundación y desde cada una de las más de 300 ópticas que componen la compañía” afirmaba Eva Ivars, Vicepresidenta de la Fundación Alain Afflelou.

Ópticos-optometristas de la compañía afirman que la primera revisión visual a los niños debe realizarse a los cinco años como máximo. Sin embargo, diversos estudios apuntan que la mayoría de los menores de siete años no han sido examinados nunca por un óptico-optometrista. La Fundación Alain Afflelou es consciente de este hecho y, por ello, realiza cada año esta campaña. En las últimas seis ediciones se han llevado a cabo más de 78 mil revisiones y se han regalado alrededor de 50 mil gafas graduadas.

La importancia del color de las lentes de sol

A la hora de elegir unas gafas de sol, además de los consejos habituales como adquirirlas en un establecimiento sanitario de óptica y verificar que cuenten con el etiquetado que informa que están homologadas (podéis leer sobre estos consejos aquí) hay que tener también en cuenta el color de la lente.

Las gafas de sol son un elemento muy relacionado con la moda. Las personas cambian de gafas de sol adecuándose a las tendencias del momento: más grandes, cuadradas, pequeñas, redondas, etc. y lo mismo pasa con los cristales de las mismas: grises, espejados, azules, etc.

La función más importante de unas gafas de sol es el bloqueo de la luz perjudicial que proviene de los rayos ultravioletas pero no deben alterar la percepción y la nitidez. En algunas actividades es de suma importancia que las gafas de sol no afecten a la percepción de los colores. Por ejemplo, en el caso de la conducción, una distorsión cromática o una pérdida de contraste aumentan el riesgo de accidente de tráfico. Por ello, para la conducción se recomienda la lente gris, especialmente recomendable porque ofrece una percepción correcta de los colores.

Cada color de lente tiene unas propiedades y protege de forma distinta. A continuación vamos a ver los más habituales:

  • Marrones: ofrece una visión cómoda y refleja los colores cálidos pero sin realizar grandes alteraciones de los colores. También, mejora los contrastes y aumenta la profundidad de campo por lo que resulta ideal para deportes al aire libre.
  • Grises: son las lentes más habituales y las más apropiadas para un uso general, ofrecen una percepción correcta de los colores. Se indican especialmente para conducir y en los casos donde la profundidad de campo es menos importante que tener una correcta percepción de los colores.
  • Amarillas: son efectivas con poca luminosidad. Mejoran la visión de contraste en días nubosos y/o con niebla, donde pueden suponer una ayuda a la seguridad. Pero no son recomendables para conducir en días soleados, ya que pueden provocar errores en la percepción de las luces de los semáforos.
  • Polarizadas: eliminan los deslumbramientos molestos producidos por superficies muy reflectantes como la nieve o el agua. Garantizan mayor comodidad y una visión rica en contrastes. Eliminan brillos excesivos reduciendo así la fatiga ocular. Además protegen 100% contra los rayos UV. Son unas lentes ideales para las personas con sensibilidad a la luz.

Para ilustrar mejor toda esta información, podéis ver un simulador de conducción con distintos tipos de lentes solares aquí.