cross
loupe
cross
arrow-left
cross
Contacta con nosotros
geoloc Localiza tu óptica Pedir citaPedircita Pedir cita

Los efectos perjudiciales del sol

¿Por qué y cómo protegerlos?

En el niño, la córnea y el cristalino todavía no son capaces de filtrar los UV que dañan poco a poco sus frágiles ojos.

Se estima que:
  • el 50 % de los UVB y el 90 % de los UVA alcanzan la retina de un recién nacido hasta la edad de 1 año,
  • el 25% de los UVB y el 60% de los UVA todavía llegan hasta la retina en un niño de 1 a 2 años.

Además, el niño todavía no ha adquirido totalmente el reflejo de parpadear los ojos y, frente a una fuente luminosa intensa, no los cierra sistemáticamente. A un plazo más o menos largo, los riesgos sobre la vista son por lo tanto más importantes que en el adulto.
Por eso es fundamental, para proteger la vista de tu hijo, que tenga una protección total.

En una persona adulta, el cristalino filtra gran parte de los UVA y UVB, pero con la edad pierde poco a poco sus capacidades. Paralelamente, los ojos envejecen y se vuelven más vulnerables frente a los riesgos del sol.

Los rayos ultravioletas pueden ser responsables de patologías oculares tales como la degeneración macular relacionada con la edad (DMRE) o las cataratas.
Por lo tanto, conviene protegerse cualquiera que sea la edad.

1. Evitar la exposición durante los períodos de fuerte insolación

Para cuidar tus ojos, evita exponerte en las horas de más sol (12 a 16 horas) especialmente en primavera y en verano. En todas las temporadas, hay que ser especialmente cuidadoso cuando se está en el mar o en la montaña, puesto que la reverberación y el deslumbramiento son especialmente importantes en dichas situaciones.

2. Elegir bien las gafas de sol, pero sobre todo, ¡usarlas!

Para disfrutar de una buena vista durante el mayor tiempo posible, no dudes en elegir unas gafas de sol de gran calidad.

Comprar las gafas de sol en una óptica es garantía de calidad y seguridad. El profesional especializado te garantizará unos cristales 100% UV que protegerán totalmente tus ojos contra los rayos nocivos.
Los cristales tintados no bastan para proteger tus ojos. El tinte del cristal reduce el deslumbramiento pero en cambio hace que tu pupila se dilate excesivamente. Al no haber filtros, los rayos UV penetran más fácilmente en la retina.

Elegir bien su filtro UV

Asegúrate por lo tanto de escoger unas gafas de sol con filtro UV (señalado con la indicación “UV 400” o “100% UV) o pide consejo a tu óptico.

Por regla general, el filtro procede:
Bien del material del cristal, como el policarbonato que garantiza protección y resistencia, bien de un tratamiento añadido al cristal por tu óptico para que tus ojos estén protegidos al 100% contra los UV gracias a tus gafas.
Aprende a reconocer las características de los distintos colores de cristal gracias a las normas CE. Éstas clasifican los cristales según su eficacia contra el deslumbramiento y los reflejos. Debes tenerlas en cuenta en función de las actividades que realices al aire libre o el destino de tus viajes.
Si practicas deportes náuticos o actividades al aire libre, te aconsejamos que elijas unos cristales polarizados. Te garantizan una protección óptima contra el deslumbramiento y los reflejos.


Los cristales de las gafas de sol de la marca AFFLELOU pertenecen a la categoría 3 y protegen al 100% contra los UV.

Descubre nuestra colección de gafas de sol aquí