cross
loupe
cross
arrow-left
cross
geoloc Localiza tu óptica Pedir CITA Pedir cita

El astigmatismo

Definición del astigmatismo

El astigmatismo es un defecto visual causado por una curvatura desigual de la córnea, a veces del cristalino o del globo ocular en su conjunto.

Un ojo astigmata se caracteriza por una córnea con forma de balón de rugby, al contrario que un ojo sano que, por su parte, se parece a una pelota de ping-pong. Esta forma no permite que el ojo reciba los rayos de luz en un mismo punto de la retina: las imágenes son por lo tanto borrosas y/o deformadas tanto de cerca como de lejos.

También resulta difícil percibir con nitidez las líneas horizontales y verticales. El astigmatismo se puede corregir gracias a las lentes correctoras.

 

El astigmatismo, trastorno congénito

En la mayoría de los casos, el astigmatismo es un trastorno congénito detectado durante la infancia. Esta forma de astigmatismo no evoluciona a lo largo del tiempo, pero puede estar asociada a una miopía o una hipermetropia.

El astigmatismo también puede ser consecuencia de traumatismos responsables de lesiones de córnea.

Por eso resulta tan importante la protección de tus ojos cuando practicas actividades al aire libre como la jardinería o el bricolaje, que pueden exponer tus ojos a impactos.

¿Cómo corregir el astigmatismo?

La corrección del astigmatismo no es sistemática. Todo depende del grado de importancia de tu defecto visual. Tu oftalmólogo es el único que puede determinar la utilidad de una corrección que adaptará a tu caso. Puede prescribirte unas gafas con cristales correctores:

  • Para llevar durante las actividades que exijan mucha atención, si tu astigmatismo es bajo.
  • Para llevar de forma habitual, si tu astigmatismo es importante.

Los cristales para astigmatas se fabrican con mucho rigor. Tienen varias potencias para que la imagen se refleje correctamente en el centro de la retina.
Si tu astigmatismo está asociado a una miopía o una hipermetropía, el oftalmólogo te prescribirá unas lentes correctoras capaces de corregir los dos tipos de problemas visuales.
También te pueden plantear el uso de lentillas tóricas (flexibles) o rígidas.  

Las lentillas, las gafas y las lentes correctoras son dispositivos médicos y productos sanitarios regulados, que llevan un marcado CE en cumplimiento de dicha regulación. No dudes en hablar con tu óptico especialista para resolver cualquier duda.